lunes, abril 11, 2005

La corrupción como fenómeno inevitable en países subdesarrollados

Cuando existe una falla de mercado que crea suficientes costos sociales para justificar una intervención gubernamental, se crea un espacio de corrupción porque hay la necesidad de transferir rentas de una parte a otra. Además, aumenta necesariamente el número de burócratas para implementar la política y éstos tienen el poder de cobrar rentas (tipo multas). En este modelo el gobierno se vuelve el principal y los burócratas los agentes; los burócratas tienen más información que el gobierno acerca de costos de una política determinada, además de que ellos son los que implementarán la política. Suponiendo que los agentes son racionales, tendrán incentivos para ser corruptibles cuando su sueldo sea bajo y cuando tengan a su cargo una parte significativa de la implementación de la política. Según la literatura existente, el gobierno sabe de éste costo hundido en la intervención gubernamental (el limitar la corrupción también cuesta). Ya que la corrupción es inevitable, sólo se interviene cuando los costos de ésta son menores que los de la falla de mercado. Nosotros alegamos que en los países latinoamericanos el costo de la corrupción es más alto que en países desarrollados, dado un diferencial muy alto entre sueldos de burócratas o implementadotes de política y el sueldo de los que infringen la ley (empresas o particulares). Esto implica que el costo de oportunidad del funcionario no es alto, y como éste puede extraer el precio de reserva de los ciudadanos, la corrupción será inevitable y el costo de aliviarla más alto.

Uriel Alcántara
Sofía Becerra

8 comentarios:

Sandra Ley dijo...

Su propuesta para explicar la corrupción es muy válida y lógica. Pero me parece que están omitiendo una variable muy importante a tomar en cuenta en países subdesarrollados y que puede estar relacionada con la falla de mercado de la que hablan: el desarrollo económico. Como señala Treisman, hay una fuerte correlación entre desarrollo económico y corrupción (o al menos la percepción de la corrupción, como lo dice en su paper). De acuerdo con este autor, un mayor desarrollo económico reduce la corrupción. Es claro que los países latinoamericanos no tienen los niveles de PIB de los países desarrollados de Europa, por ejemplo. Puede ser que sea más bien el factor económico el que explique estas diferencias en los países subdesarrollados que ustedes desean estudiar.

Jan dijo...

No olviden hablar sobre la corrupción que promueven los ciudadanos no empresarios cuyo diferencial respecto al salario del burócrata no es tan grande, sin mencionar que la proporción de personas que viven en pobreza por cda burócrata es enoooorme. Mencionaron el costo de oportunidad para los funcionarios, pero bajo ese criterio, el costo de oportunidad de violar la ley de los ciudadanos en países subdesarrollados debería ser muy alto, o por lo menos puede hacerse muy alto con una legislación adecuada. No es suficiente analizar los incentivos de los funcionarios a aceptar sobornos, sino también los de los ciudadanos a violar la ley y arriesgarse a tener que dar una mordida. Si sólo van a analizar casos de Rent-seeking para quienes tienen igresos mucho mayores a los del burócrata, justifiquen a qué se debe ese enfoque.

Brisna dijo...

Supongo que limitaron su pregunta a América Latina versus los países desarrollados, porque preguntar qué explica que la corrupción en países subdesarrollados sea mayor que en desarrollados, no es una pregunta muy original. Sin embargo, no entiendo cuál es su justificación para sólo considerar América Latina, la corrupción se da en todos los países subdesarrollados y muchos países asiáticos y africanos quizás tengan niveles de corrupción más altos.
Por otra parte, me parece se debería también incluir en los costos que enfrenta el burócrata, además del escaso salario que perdería de ser descubierto infringiendo la ley (que representa un costo muy bajo), el costo que implica la imposibilidad de seguir teniendo esos ingresos extras

Bernardo Jorge Almaraz Calderón dijo...

Otra vertiente que podría ser importante para su investigación es el hecho de que además de los bajos costos económicos que implica para los burócratas la corrupción, los costos "legales" de incurrir en asuntos "truculentos" son también bajos; el desarrollo económico es una buena observación de Sandra, pero como sabemos, uno de los principales problemas de los países desarrollados, y que en parte inhibe el crecimiento económico, es la falta de un eficaz "estado de derecho" que realmente incline la balanza en el análisis costo-beneficio para evitar la corrupción, no por el costo de ser corridos y perder el empleo, sino por el costo de ser procesado y enfrentar responsabilidades legales.

Ricardo Aranda Girard dijo...

Al igual que las críticas de otros compañeros, creo que si deben introducir más variables en la propuesta. Porque después de darle una leída (quizá muy superficial)me dí cuenta de que estaban haciendo algo muy "teórico", en donde aplican correctamente los conceptos, pero no tienen en cuenta otros factores muy importantes en el origen y mantenimiento de la corrupción. Creo que sería bueno que ampliaran la propuesta incluyendo otras variables.

Roberto Martínez B.K dijo...

Creo que su propuesta de estudiar la corrupción es bastante intuitiva, sin embargo dejan fuera variables como el nivel de desarrollo económico de los países.
También me parece relevante que incluyan una variable que mida el desarrollo democrático, pues puede ser más costoso violar la ley en un sistema democrático ya consolidado que en uno incipiente o en un sistema autoritario o dictatorial.
Por último, no encuetro ningún argumento que sea válido para que enfoquen su análisis únicamente a países latinoamericanos, pues la corrupción es un problema en muchas regiones. Sería interesante que checaran los países de Europa del Este, países de África y de Asia.
Su propuesta basada en los incentivos es interesante y tiene lógica, pero no es un tanto difícil de medir???

Arely Miranda González dijo...

La pregunta me parece bastante interesante, pero creo que su hipótesis (sobre la diferencia de sueldos como factor determinante para fomentar corrupción) no es muy convincente. La corrupción en sí puede llegar a ser un equilibrio para los agentes burocráticos y los que participan en la corrupción. Tomen en cuenta que es como un juego de coordinación, un simple acuerdo entre cuánto más o menos va a ganar uno de los agentes (el corrompido directamente recibe dinero y el corruptor se evita otro tipo de desgaste). Es decir, es más eficiente para una persona dar una “mordida” que desperdiciar horas en un ministerio público para que alguien más le quite dinero. La corrupción no es un dilema del prisionero en el que uno gana lo que el otro pierde. Además, otra razón para explicar la corrupción puede ser el desapego o la falta de confianza en el sistema legal. Normalmente en países donde no está bien establecida una cultura política, los ciudadanos no tienen motivos fuertes para creer en los beneficios de la legalidad sin corrupción. A parte, me parece que de manera implícita lo que están diciendo es que la desigualdad social genera forzosamente corrupción. No estoy segura que tan cierto sea eso, porque aun en sistemas donde hay ricos muy ricos y pobres muy pobres, esto no indica que los pobres sean necesariamente

Javier Aparicio dijo...

Este abstract está muy bien escrito y desarrolla un argumento básicamente teórico de manera muy clara. El problema es que fuera de eso, no sabemos si hay una propuesta empírica que lo acompañe o no.

Treisman (2000) encontró que los salarios del sector público no tienen un impacto significativo en la corrupción entre países. Pero no nos detengamos ahí, pues esas son regresiones con información limitada y los salarios no eran una de las variables clave.

Pensando en la lógica del modelo que plantean, puede ser que exista cierta relación, no sólo entre la razón salarial publico/privado, sino entre la "dispersión" de los salarios al interior del sector público: En México y otros países los altos mandos públicos tienen sueldos elevados, pero volátiles, y los mandos bajos tienen sueldos bajos... pero con "base".

Otra variable interesante es, en vez del tamaño del gobierno, el tamaño de la burocracia (número de burócratas, o como porcentaje del gasto público total) o de plano la calidad de la burocracia. En algún lado hay indicadores internacionales de esto, si no me equivoco (Rauch & Evans, 2000).

En fin, es posible que estas variables tengan un impacto en los niveles de corrupción (o el tipo de corrupción, diría Shleifer). Si añaden alguno de estos elementos a sus marco teórico original, su propuesta será mucho más sólida.

Una nota en cuánto al modelo que sugieren. Tengan cuidado de distinguir si estan proponiendo un modelo "nuevo", o si parten de un modelo de corrupción (agente-principal) estándar. Si es estándar, no hay que abundar demasiado, pero si sí hay algo nuevo, entonces hay que venderlo en el abstract