miércoles, marzo 01, 2006

Sobre Dixit y Londregan (1998)

Los modelos de redistribución consideran que en el plano político-económico las motivaciones son puramente egoístas. En la realidad, los ciudadanos y políticos tienen interés en la igualdad de distribución como bien público.
Las teorías de redistribución se han basado en dos modelos: voto por itinerarios de impuestos sobre los ingresos --partidos se preocupan únicamente por su voto y en equilibrio, la utilidad del votante mediano se maximiza-- y las políticas “pork-barrel” --partidos buscan maximizar votos prometiendo transferencias a grupos con gran influencia electoral que son más probables a cambiar su voto como respuesta a estos incentivos de consumo privado.

Modelo
Partidos:
-Dos partidos compiten por votos
-Caracterizados por posición ideológica, programa de impuestos redistributivos y transferencias (que determinan el consumo de los individuos)
-Libertad para cambiar políticas redistributivas y el grupo hacia el que se hace la transferencia de recursos
-Presupuesto limitado
-Ideología (función de bienestar social se deriva de la suma de bienestar de los grupos de derecha e izquierda):
i. Derecha.- individuos tienen derecho a los frutos de su trabajo. Despreocupación por la igualdad.
ii. Izquierda.- donde hay igualdad perfecta no importa que tan bajo sea el nivel de consumo. Despreocupación por la eficiencia económica.
Individuos:
-Interés por cuestión ideológica y consumo privado
-No abstencionismo

La aportación del modelo al teorema del votante mediano y Director’s Law --las clases medias son exitosas en las políticas redistributivas a expensas de los ricos y los pobres-- es la introducción del factor ideológico. Explican que los ricos apoyan la derecha por preocupaciones sobre la eficiencia en la función de bienestar social, mientras que la preocupación de los pobres está en la igualdad, apoyando la izquierda. La clase media se encuentra a la mitad, por lo que el centro pivotal de la política recibe gran influencia de las preferencias ideológicas de dicho grupo. Esto hace que los partidos tiendan a enfocar sus plataformas hacia esta clase y favorecer la tasa de impuesto preferida por estos, convirtiéndolos en los beneficiarios de redistribuciones tipo pork-barrel. En pocas palabras, las plataformas de los partidos reflejan la ideología de la clase media y las políticas de transferencia favorecen estas clases a expensas tanto de los ricos como de los pobres.

Un modelo al simplificar la realidad, deja fuera elementos esenciales para la toma de decisiones, por lo que incluir la ideología me parece un avance importante en la construcción del modelo. Da un paso más al considerar que el criterio de no abstención no se cumple y evaluar su implicación en la ponderación de las votaciones. Es claro al explicar la construcción de la función de bienestar, pero al comentar la semejanza a las conclusiones de los otros modelos, considero que falta un poco más de profundización, dejando atrás la descripción matemática del modelo.
Dixit, Avinash, and John Londregan. Ideology, Tactics, and Efficiency in Redistributive Politics , Quarterly Journal of Economics, Vol. 113, No. 2. (May, 1998), pp. 497-529.

1 comentario:

Rodrigo Bueno dijo...

Creo que una de las virtudes de este reporte es que explica concisamente cuáles son los puntos más importantes del artículo. Esto hace que el reporte sea muy concreto, además el caso del que trata está bien explicado y detallado. Creo que este reporte amerita un 9.