sábado, febrero 05, 2005

Comercio y desarrollo

Desde el punto de vista de la teoría económica, el libre comercio tiende a promover bienestar, mejor asignación de recursos y eficiencia, además de inducir ventajas competitivas entre naciones. Sin embargo, y debido especialmente a los obstáculos que muchos de los países establecen para el libre comercio -en especial las naciones más desarrolladas, que frecuentemente poseen subsidios a sus propias producciones y mecanismos de protección no arancelarios como complicados procedimientos aduanales, estrictas medidas sanitarias y ecológicas para ciertos productos o medidas antidumping, entre otras - el bienestar que se puede derivar de las prácticas del comercio mundial no se alcanza plenamente en la actualidad.
¿Qué políticas macroeconómicas deben ser llevadas a cabo por los países en desarrollo y cuáles por los países desarrollados para lograr la armonía económica y comercial?
¿Cómo disminuir la desigualdad entre naciones a través del comercio?

3 comentarios:

Jenny Guardado dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Jenny Guardado dijo...

Tus preguntas son muy interesantes y válidas. Ello porque si bien es cierto que muchas de las transacciones entre países no son realmente "libres", es justo preguntarnos si cuando realmente exista este libre comercio global los países más desafavorecidos mejoren. Por tu comentario, tu respuesta es que sí, y existe mucha literatura sobre el tema que estudia distintas formas en las que el comercio "ayuda". De hecho, hay quienes afirman que el comercio reduce la desigualdad mediante la movilidad de factores y la difusión de la tecnología, por ejemplo. Por ende, tu pregunta quizá podría acotarse, cuestionando si estas tesis te parecen o no válidas, o porqué el libre comercio es algo tan difícil de lograr a escala mundial, etc.

Javier Aparicio dijo...

Este tema siempre es polémico y relevante. Hay una hipótesis implícita en tu nota: Que las naciones más desarrolladas ponen más barreras al comercio que las menos. A nadie le gusta la competencia: unos países regulan la entrada de importaciones baratas mientras que otros castigan (a veces indirectamente) el desarrollo de sus exportaciones. Sea como fuere, los países pobres tienen más que perder ante estas barreras.

En cuanto a la desigualdad, me parece un mayor comercio ha disminuido la desigualdad intra-planeta, mientras que el impacto en la distribución intra-país no es tan claro en cada caso.