martes, marzo 08, 2005

Los dilemas del PRI

1. El PRI acaba de modificar su "plataforma" en su más reciente asamblea nacional y al parecer ahora sí pueden "discutir" reformas, como la energética, que antes les estaba vedada por ciertos candados. ¿Qué opinan de este cambio? ¿Indica que el PRI ahora sí aprobará alguna reforma relevante, o es una mera señal para confundir al enemigo?

2. Durante todo este sexenio el PRI ha tenido claros incentivos para la no cooperación con Fox en cuanto a las reformas estructurales (¿qué político ayudaría a su rival a cosechar éxitos?). Sin embargo, es posible que en el 2005 el PRI tenga ciertos incentivos para aprobar algo y cosechar así los rendimientos políticos de ello en el 2006 ("Con Fox no pasó nada en 5 años, pero nosotros sí podemos"). La alternativa es que el sexenio ya se acabó y que nada cambiará hasta ver quién gana en el 2006. ¿Qué opinan?

3. Existe la hipótesis de que Madrazo, por ser el nombre más fuerte y conocido dentro de su partido, tiene todo para ganar la candidatura priísta pero que, dada su mala fama pública, sería un candidato vulnerable en el 2006. Algunos suspirantes menos fuertes dentro del PRI consideran que serían mejores candidatos en el 2006. ¿Qué candidato le conviene más al PRI?

12 comentarios:

Ricardo Aranda Girard dijo...

1) Con respecto al primer punto, creo que hay fuertes motivos para que el PRI desee aprobar alguna de las principales reformas, pues de ese modo, si parte del electorado notó su poca voluntad durante el sexenio, ese mismo tanto se podrá percatar del "cambio" en la intención de colaborar con el país. De este modo, con la aprobación de las reformas, el PRI podrá, además de ganar la aprobación de una buena porción del electorado, también gozará de los resultados de dichas reformas (en caso de que gane las elecciones del 2006, como parece, y muy personalmente espero que ocurrirá).
2. Al respecto del segundo punto, considero que sigue la misma línea de lo que mencioné para el primero. Al PRI le conviene mostrar una especie de "cambio" en su voluntad para: a) ganar electorado, y b) DEFINITIVAMENTE, para aprovechar los resultados (políticos o específicos) que le reditúen las reformas aprobadas. Además del "valor agregado" que le proporcionaría decir que CON ELLOS Y SUS PROPUESTAS SI SE LOGRAN LAS COSAS, no con el PAN (o con Fox) en el poder.
3. Yo creo que, efectivamente, al PRI no le haría nada bien tener como candidato presidencial a Roberto Madrazo, pues resulta que su peor enemigo es ÉL MISMO. Daría una imagen "sana" al electorado que, después de tanta demostración de intenciones por la candidatura de parte de Madrazo, quedara otro priísta para el 2006. Quizá demostrarían que existe la democracia (sic) en sus procedimientos internos. Finalmente, yo me considero priísta y creo que un buen candidato sería Enrique Jackson (reconozco que, aunque soy de Tampico, Yarrington no tiene las de ganar).

Lilian Jaimes dijo...

Con respecto a la primera pregunta considero que para la siguiente elección los partidos se abrán de enfocar en "el cambio" que se esperaba con la administración de Fox y por el que se justificó la salida del PRI. Esto es, el tema decisivo por el que habrán de jugarsela los partidos de nuevo será el "cambio" y qué mejor manera de hacerlo que enviando señales de que ahora sí va a ser posible. De esta forma la credibilidad de que sucederá será un factor que le ayudará al PRI en su estrategia para llegar de nuevo a ocupar la silla presidencial.

Lilian Jaimes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Miguel Bonilla dijo...

1. Me parece que los candados que removió el PRI son un signo de renovación que debe tener y reflejar todo partido politico. La presión de un gran sector de la sociedad hacia la reforma energética ya puede empezar a percatarse, por lo que lo mejor es mostrar apertura hacia las nuevas ideas. No sé si lo vayan a cumplir y veo difícil q lo hagan en el corto plazo, pues Manuel Bartlett sigue peleando eso hasta con los dientes y el señor sigue teniendo mucha influencia dentro de su partido. Sin embargo, en el 2006, Bartlett y parte de los opositores saldran de la Senaduría y una decisión del PRI que apoye la reforma energética se verá menos improvisada si hacen ver que la están considerando desde ahorita.

2. Los incentivos a aprobar las reformas creo que dependeran en gran medida de la rapidez con que salgan los presidenciables del PAN del gabinete. Si bien el PRI puede decir que él solito hizo la reforma, algun secretario se la puede colgar (dìgase Creel), con lo que la jugada le saldría mal. Creo que si el PRI no se ha decidio apoyar reformas para salir como opcion efectiva en 2006, va a esperar a q salga Creel para presentarlo como el culpable de que no se hayan aprobado antes(si es que él es el candidato).

3. Madrazo será el candidato del PRI a la Presidencia, siempre y cuando todos los presidenciables (Montiel, Yarrington, Jackson, Enrique Martínez, Alemán, Nuñez Soto y alguno otro que se me escape) no se pongan de acuerdo en lanzar a uno solo de ellos como precandidato de unidad que compita directamente contra Madrazo. Si tienes al Tucom disperso y a un grupo en pro de Madrazo fusionado como un ente aislado, las posibilidades de que las pequeñas fuerzas se dispersen o confundan en quien apoyar, son amplias.
El candidato que le conviene más al PRI ahorita es Roberto Madrazo, pues al menos la gente lo conoce. Sin embargo en una elección presidencial la imagen queda de lado pues la difusión que se le da a los nombres es gigantesca y todos acaban siendo conocidos. (¿cuántos conocían a Madrazo antes de ser precandidato a la presidencia?)Particularmente ningun candidato del PRI me convence, pues desconozco las capacidades de todos para lograr conciliar opiniones. A pesar de eso, Nuñez Soto me da buena espina, aunque reservo mi comentario.

Sandra Ley dijo...

Me parece que el "cambio" en el PRI, además de ser necesario dados los cambios en el 'balance de poder' y el declive del sistema presidencialista, también responde a una estrategia electoral. Por lo tanto, en cierta medida es una señal que puede confundir tanto al enemigo como al electorado. En la medida en que el PRI funciona como el partido mediano-pivotal en el Congreso y las posiciones política son importantes, dicho partido también se vuelve importante para pasar legislación. Por consiguiente, a su vez, el PRI sabrá utilizar el poder de su posición estratégica; sabrá hacerle ver al electorado que "gracias al PRI" se aprobó 'tal o cual' iniciativa que el Presidente no había podido lograr en 5 años. Lo anterior, claro, siempre y cuando sea de su interés aprobar dicha iniciativa por el hecho de generar más votos a su favor.

Brisna dijo...

Antes del 2000, el PRI trató de pasar una reforma energética y el PAN no la quiso pasar. Aún cuando se planteo (por ciertos analistas) que era lo más recomendable porque aparentemente el PAN iba a ganar en el 2000 y le convenía tener ya solucionado ese problema, a fin de nada más cosechar, y que, además, sino la pasaban, lo más probable es que cuando el PAN quisiera pasarla el PRI no colaborara y no la pasara (cosa que hemos estado viendo durante estos cuatro años). La perspectiva actual nos induce a pensar que el PAN no va a volver a ganar en el 2006, el PRI bajo el argumento de “nosotros si sabemos gobernar” cree que podrá ganar. Dado esto, es posible que quiera dar un pasó adelante y “pasarle la reforma a Fox”, a Fox le conviene porque va a decir que en su gobierno se logró pasar la reforma, y gracias al dialogo que promueve su gobierno se logró llegar a un punto en común etc.; y al PRI le conviene porque así evitará que si gana, el PAN le obstruya la reforma, dejando a México por seis años más en el estancamiento total, además de poder así cosechar los beneficios de la reforma. Por otra parte, su “nueva” posición sobre la reforma quedó muy ambigua, y es posible que realmente no pretenda hacer nada, y simplemente mandar la señal de que no son los que están obstruyendo y que están abiertos al diálogo y a cooperar.
Con respecto a lo de Madrazo, cabría la pregunta ¿votamos por candidatos o por plataformas políticas? ¿Qué democracia es aquella que sólo vota por candidatos? En el 2000 todos votaron por el candidato Fox, y en contra del partido PRI, y a nadie la importó ninguna plataforma política, ni la veracidad de estas o de las promesas políticas. Quizá lo más recomendable, dados los resultados de la última estrategia, sería votar más por las plataformas políticas y tomando en cuenta la veracidad de las promesas, y no sólo quién es el candidato.. sea Madrazo, López Obrador, Creel o cualquier otro...

Roberto Martínez B.K dijo...

Creo que el cambio de la plataforma priísta era totalmente necesario si tenía planes de regresar al poder en el 2006. Al igual que Sandra creo que esta modificación responde a la estrategia electoral para el 2006. Además creo que ahora el PRI si está dispuesto a “discutir” reformas por el hecho de que el sexenio panista ya está por llegar a su fin y si se aprueba una reforma que beneficie al país es probable que los frutos empiecen a cosecharse en el próximo sexenio y así el crédito se lo llevaría el partido ganador en el 2006.
Creo que aprobar reformas ahora sería un riesgo para el PRI y tal vez no vaya a aprobar nada por temor a favorecer al PAN, sin embargo creo que tarde o temprano nuestros partidos políticos aprenderán que en una democracia se necesita ceder para poder ganar.

Los tiempos en el que el PRI ganaba todo y no lo compartía con nadie ya terminaron (o espero que ya hayan terminado), pero en este momento los 3 partidos grandes siguen pensando que en México sólo se puede ganar todo o nada, o sea “el pastel no se puede dividir”. Creo que para el 2006 es plausible pensar que sin importar quien llegue a la presidencia el Congreso se mantendrá dividido y la parálisis del país continuará por lo menos hasta las elecciones intermedias de 2009 o hasta que los partidos se den cuenta que la democracia no les va a cumplir a todos sus caprichos al pie de la letra y que el país no puede funcionar si los partidos no quieren cooperar.

Lilian Jaimes dijo...

2. Considero que dado que el PRI tiene mayoría en el Congreso y forma parte fundamental de la coalición mínima ganadora y cualquier otra coalición posible (el PRD y el PAN, diria la teoría no formarían coalición dada su ideología)planean una estrategia electoral que consistirá en la aprobación de uno u otra reforma. Como había mencionado anteriormente el votante mediano va de nuevo, o así lo planean los partidos (veáse la campaña del PRI del Edo. de México), por "el cambio". El PRI muy inteligentemente, debería de reconocer, juega con la idea de impulsar ese cambio para demostrar a los electores que ellos sí pueden. También considero necesario mencionar que sólo se pasaran pocas reformas, esto es, darán una pequeña probadita de su "poder conciliatorio" para así dar el incentivo al voto prometiendo que el cambio continuará de ganar ellos las elecciones. ¿Bastante inteligente no lo creen? por algo estuvieron en el poder bastantes años.

Lilian Jaimes dijo...

3.- Si algo es notable en el mexicano es su poco memoria de largo plazo y Madrazo lo sabe. Las elecciones del 2000 abrieron la puerta a la mercadotecnia política donde la imagen es probablemente más importante que un pasado gris. Elegirán a Madrazo pues para la gente es mejor malo por conocido que ... De nuevo, el número de veces que aparezca la cara de un candidato en la televisión influirá en la elección interna. Debo aclarar que esto no implica que Madrazo ganará al interior del partido. La afirmación de que es mejor escoger a Madrazo para candidato del 2006 que algún colado con pretensiones de grandeza proviene del hecho de que favorecerá más la imagen de un candidato fuerte. Además, en la política ¿quién no tiene cola que le pisen?.

Bernardo Jorge Almaraz Calderón dijo...

1. "Más sabe el diablo por viejo, que por diablo", ya lo dice el refrán. El PRI está consciente de su situación, y conoce, por lo menos mejor que los demás, dónde esta parado. Sabe que el trabajo "sucio" de promover y negociar la reforma será trabajo del PAN, ante su pronta necesidad de resultados y cambiar su imagen de ser un gobierno donde "no pasa nada". Por su parte el PRI, sólo se limitará a recoger los frutos de su determinación de apoyar la reforma, y a aprovechar su nueva posición como El partido, que generó los cambios, que el mismo PRI gozará ante la plausible posibilidad de retornar a los pinoles en el 2006. Lo que indica esto es que a fin de cuentas, los actores racionales, piensan y actuan estratégicamente para obtener sus fines. Y esto no necesariamente es malo.
La candidatura de Madrazo depende de lo que suceda electoralmente de aquí al primer domingo de julio de este año. Madrazo mermó su poder ante la derrota en Guerrero, un tradicional bastión priísta; por su parte el TUCOM se fortaleció con este situación, y por otra parte al tener carro completo en Hidalgo, le dieron bonos extras al TUCOM, al demostrar que no sólo es Madrazo quien gana las elecciones. Quedan dos parámetros que clarificaran la contienda priísta. Estado de México y Nayarit. El primero es el estado con mayor número de electores, y de mayor peso político en el país (perdón por el regionalismo, pero así es), el Edomex está en manos de Montiel, del TUCOM, si el PRI gana ampliamente, el TUCOM se fortalecerá y tendrá argumentos para pelear frente a frente con Madrazo por la candidatura. Por el contrario si gana por escaso margen o en los tribunales, o incluso pierde la elección, sin duda, Madrazo llegará sin problemas al mes de noviembre para rendir protesta ante el consejo político del PRI como candidato presidencial.
El otro parámetro será Nayarit, estado en el que el PRI tenía amplias expectativas de recuperar, pero dadas las fuertes rupturas al interior del partido, y la imposición del candidato de Madrazo, el alcalde de Tepic, ante el candidato del TUCOM, un senador allegado a Jackson, el escenario no se ve muy prometedor. Si el PRI recupera Nayarit, Madrazo habrá demostrado su capacidad como dirigente partidario; si pierde, habrá demostrado su necedad e intransigencia, y su candidatura se verá tambalearse indudablemente.
Por lo tanto, una victoria amplia del PRI en el Edomex, y una derrota en Nayarit, frente al senador priísta que ahora es candidato del PRD, marcarían la tumba a las aspiraciones de Madrazo a la presidencia. Madrazo, aún, no asegura la candidatura, lo logrará?

Jan dijo...

Parece que más que confundir al enemigo, los priístas se estan confundiendo internamente. Respecto a la discusión de la reforma energética, en una semana se dieron varias versiones, incluso contradictorias. Aprobar por lo menos algunas de las reformas más complicadas es benéfico para todos los partidos dada la incertidumbre sobre los resultados en 2005. Mientras todos tengan opciones de ganar, buscarán una situación favorable para el inicio del sexenio.
En el PRI tienen qué definir qué grado de democratización va a tener el proceso de selección interna del candidato, pues en 2000, la competencia abierta lesionó mucho la candidaura de Francsco Labastida por los roces y las agresiones tan fuertes con Madrazo. No está muy claro que los participantes vayan a quedar muy de acuerdo con el ganador, sea quien sea, y éste es el aspecto que más deberían estar cuidando: que los ciudadanos perciban unidad en el PRI en torno a un candidato fuerte en el exterior.

Rodrigo Hernandez dijo...

1.- Apoyar una reforma energética es una acción confusa, para el electorado, para los otros partidos e incluso para el mismo PRI. No olvidemos que el PRI tiene un amplio sector sindical y campesino al que esto de las reformas y privatizaciones no le agrada mucho, no creo que se arriesguen a perder al sector duro del PRI a manos del Proyecto Alternativo de Nación, una copia del programa de Echeverría ¿que alternativo no?.
2.- El final del sexenio no va a ser muy diferente a los otros 5 años. Probablemente aprueben una o dos reformas poco importantes solo para no quedar como los que “atoraron todo”.
3.- Este punto realmente me asusta, pero a la vez es el que podría destruir al PRI o fragmentarlo. En el anterior periodo legislativo fuimos testigos del cisma de Elba Esther, si forma su propio partido el PRI perderá: 1.8 millones de sindicalizados en la SNTE.
Si Madrazo busca su candidatura a cualquier costo, arrollando a todos sus adversarios, podría provocar un cisma mas. Si Elba se lleva al 25%, y otro cisma a otro 25% ¿Será el resto del PRI capaz de sobrevivir?