sábado, enero 28, 2006

¿Instituciones o despotismo?

Para crear instituciones fuertes que definan y protejan los derechos de propiedad, que provean los bienes y servicios públicos básicos, que hagan efectivos los contratos, que mantengan la estabilidad económica, etc., se necesita un Estado fuerte, que posea una fuerza de coerción real. Sin embargo, un Estado con la capacidad suficiente para establecer este tipo de instituciones y hacer que se respeten, también tendría la capacidad de confiscar la riqueza de sus habitantes a través de medios injustos e incluso violentos. Debido a lo anterior, un problema de investigación que considero importante es ¿cuáles son los factores que motivan al gobierno de un Estado fuerte a establecer instituciones, normas y autoridades que las hagan respetar o a actuar de manera autoritaria y saquear la riqueza de sus naciones fuera de un marco institucional y legal? Creo que la respuesta se encuentra en el estudio de las instituciones fundamentales del país.

2 comentarios:

Valentín Pereda dijo...

El comentario publicado por Rodrigo es interesante, aunque considero que la pregunta esgrimida no es suficientemente específica. “¿Cuáles son los factores que motivan al gobierno de un Estado fuerte a establecer instituciones, normas y autoridades que las hagan respetar o a actuar de manera autoritaria y saquear la riqueza de sus naciones fuera de un marco institucional y legal?” Considero que esto depende antes que nada del tipo de Estado. Si estamos hablando de un estado altamente autoritario con una gran capacidad coercitiva, no existen muchos factores exógenos que constriñan al aparato gubernamental forzándolo a respetar las instituciones. En este tipo de regímenes el respeto a las instituciones está fundado sobre todo en la auto-moderación del gobierno. El Estado autoritario se apega en mayor medida a las instituciones en función del beneficio que espera obtener a largo plazo del respeto al entramado institucional. Un gobierno autoritario que no toma en cuenta el futuro no tiene grandes incentivos para someterse a las instituciones. En una democracia el respeto a las instituciones depende de la efectividad que éstas tengan para generar equilibrios entre los grupos de poder.

bernardo p dijo...

Pienso que la pregunta del sr. Bueno es muy interesante; sin embargo, creo que la definición de “instituciones fuertes” es incompleta. Una institución sólida no sólo es aquella que está respaldada por un Estado con fuerza de coerción real que tiene la capacidad de ejecutar las sanciones hacia particulares, tiene también la capacidad de imponer sanciones negativas a los funcionarios y representantes que violen ciertas normas de conducta. En otras palabras: si una institución me protege de los particulares pero no del Estado, entonces no es una institución fuerte. Para que sean fuertes, deberían incluir los conceptos [y perdón por no saber la definición exacta en español] de answerability y enforcement. De lo contrario, del Estado del que estaríamos hablando sería, como dice Valentín, un autoritarismo. Algo compatible con el caso de México, pero poco relacionado con las instituciones fuertes en general.